decalogo
20120516_excursion

El pasado domingo 13 de mayo, casi rematando el curso catequético, tuvimos la tan esperada excursión de la catequesis, que este año nos llevó a la comarca del Salnés. Poco más tarde de las nueve y media de la mañana arrancaron los 2 autobuses, bajo la protección de María Auxiliadora, con destino a Combarro.

En esta primera parada pudimos visitar este pequeño pueblo marinero que se caracteriza por la gran cantidad de hórreos y cruceros que tiene. Javi Yebra con leyendas de piratas, princesas y ogros se encargó de animar a los niños, que metidos bajo un hórreo escuchaban con atención.

La segunda parada fue cultural, ya que los responsables de la catequesis nos habían preparado una visita guiada al monasterio de Armenteira.

De aquí pusimos ruta hacia el colegio salesiano de Cambados donde teníamos prevista la celebración de la Eucaristía, que aunque breve, tuvo la intensidad de todas nuestras celebraciones, en la que no faltó ni el coro (que en esta ocasión contó en la sección de animación con la pequeña Sofía). Como estamos en el mes de Mayo finalizamos la celebración con un canto a la Virgen María.

Y después del alimento espiritual, pasamos con urgencia, porque el hambre era mucha, al comedor del colegio para la comida compartida (para los mayores regada con un vinito de Cambados), y que rematamos con el concurso de postres y la velada musical de sobremesa animada con la guitarra de Iñigo.

Se presentaba una tarde con un tiempo estupendo, y como el calor apretaba un poquito, antes de pasar a los juegos nos organizaron una visita a la granja escuela Serantellos.

Tras la foto de familia, se dio paso a los juegos: salto de comba, carreras de sacos, la rana, la cuerda, el pañuelito, la competición de hijos-padres del vaso de agua, y la misión imposible… Por supuesto que montamos el puesto de chuches y regalos sorpresa donde los niños podían cambiar los puntos que obtenían en los distintos juegos.

Después de merendar y recoger los bártulos pusimos ruta de regreso a casa, con la satisfacción de haber disfrutado en familia de un feliz domingo. Gracias a todos por vuestra participación y entusiasmo.